Publicado el Deja un comentario

3, 2, 1 y ACCIÓN

Así me sentí ayer cuando por fin compartí la página web y pensé que se cerraba una etapa de la aventura y empezaba una nueva.

Hasta ahora este sueño parecía precisamente eso, un sueño. Algo que contar a amigos y conocidos con una sonrisa permanente, muchas horas intercambiando mails con Paula, y con los chicos de la editorial, fantasear con los cómos y los cúandos.

Pero ayer me llegó un email avisándome de mi primer pedido online, y luego otro. Y se convirtió en real, devolviéndome esas mariposas en la tripa que parecían haber quedado reservadas a las comedias románticas.

Alguien que no conocía (por lo tanto no lo compraba para hacerme un favor después de un silencio incómodo) se había metido en la web, le había interesado y lo había comprado. Qué momento.

Creo que nunca he preparado un envío con tanto cariño, a las 20:20 de la noche, con Eric dormido, Nora en brazos de su padre y a 40 minutos de que cerraran la tienda salí en busca de sobres bonitos, tarjetas, y tinta para sellos. Quería que pudieran percibir mi agradecimiento e ilusión desde que el libro llegara a sus manos.

No me da vergüenza reconocer que me ha costado dormir, pensando en que tenía que buscar otros sobres que tuvieran un tamaño más acertado, que tendría que encargar un sello personalizado, que tenía que asegurarme que Chris se llevaba los dos dedicados y lo feliz que estaba de la cantidad de gente que había compartido en facebook mi publicación.

Obviamente no todos los que me han dicho que me lo iban a comprar lo han hecho (quien sabe si lo harán) pero aquí estoy orgullosa de haberme arriesgado por algo en lo que creo, han apagado las luces y empieza la función…veamos donde me llevan Mika y Lolo.

Publicado el Deja un comentario

Saluda Mika y Lolo

Tuve la idea de este libro estando embarazada de Eric, sin saber todavía si iba a ser un niño o una niña. Quería escribir un libro que le dijera que daban igual los estereotipos de su género, que podía ser quién quisiera. Un libro feminista, contra la masculinidad tóxica y que se alejara de los libros que siempre encontraba en las librerías en los que el protagonista siempre era un él y dónde de forma infantil y con dibujos se perpetuaban los ejemplos de siempre.

Me imaginé unos personajes con los que los niños pudieran sentirse identificados y que yo, como madre, quisiera como modelos. Niños normales, curiosos, llenos de juegos y de preguntas, diferentes y felices.

Quería escribir un libro bilingüe para que su padre y yo pudiéramos leérselo cada uno en nuestro idioma y que él supiera que el mensaje era el mismo aunque las palabras fueran otras.

Encontré la mejor ilustradora del mundo, Paula Vigil que me presentó a mis propios personajes y les llenó de color y de vida. Me fue imposible no enamorarme de ellos a medida que me iban a llegando a mi correo y ahora no podría imaginarlos de ninguna otra manera..

A 20 minutos de entrar en el quirófano para la cesárea de Nora estaba mandando los retoques finales a la editorial y cambiando la fuente. ¡Iba a terminar el libro y tener una hija casi a la vez!

Han pasado muchos meses y muchas cosas desde que la idea apareció en mi mente hasta hoy, que nos ha llegado la prueba de color y hemos dado el ok definitivo y todo se ha vuelto (un poco más) real. Así que mientras escribo esto hay muchas copias enviadas a la imprenta, y se abre una nueva fase del camino.

Todavía tardarán algo más de un mes en estar a punto, y la página web tiene que terminarse y habrá que barajar plazos y formas de enviarlo y otras muchas cuestiones logísticas, pero ahora mismo solo tengo euforia por haber llegado tan lejos.