Sobre nosotras

Virginia Méndez

Desde que tengo uso de razón he querido ser escritora, bueno casi siempre algo más: policía, bombero, granjera, política, abogado, economista…Y escritora. Creo que es lo único que ha permanecido constante durante todos estos años a nivel vocacional. Todavía hoy no tengo muy claro qué es lo que quiero ser “de mayor”, pero todavía no he modificado esa última parte complementaria.

He escrito poesías malísimas, cuentos cortos, tengo un blog que más bien parece un diario y sin embargo nunca pensé que escribiría para niños y que ese sería mi primer proyecto real.

Tengo dos hijos, Eric y Nora, y efectivamente la maternidad cambia mucho el eje de tus intereses. He escrito este libro para nuestra familia, para que sirviera de diálogo sobre uno de los aspectos del feminismo que es importante que absorban a temprana edad; y para todas las familias en las que este tipo de valores son fundamentales, pero se encuentran sin herramientas apropiadas para trasladar ese mensaje en un mundo en el que el mercado audiovisual y literario parecen querer educar en lo contrario

Mi idea es escribir más libros de Mika y Lolo, usarles de guía para esas situaciones en las que aparte de una conversación y ejemplo en casa (que obviamente son lo más importante) pudiéramos tener al alcance dibujos y personajes con los que se identifiquen y con los que dirigirnos a ellos de una manera eficaz.

Este proyecto me ha llenado de felicidad desde que se cruzó en mi cabeza, cuando solo era una idea muy genérica (bilingüe y feminista), mientras la escribía e iba conociendo a los dos primos llenos de preguntas e inocencia, cuando los vi cobrar vida a través de los dibujos; cada paso del camino me ha hecho sentir que no era solo una estupidez que piensas en el sofá, si no una realidad que iba cobrando forma.

Ahora mismo soy mamá y (un poco) escritora. Creo que mi yo del pasado estaría satisfecho de hacia dónde van las cosas y yo estoy cargada de energía positiva e ilusión para afrontar el reto.

 í

Aquí estoy escribiendo en una cafetería en Londres, mientras daba el pecho a Eric. Chris dijo que esta foto algún día sería importante para documentar la ilusión y realidad en la que se gestó el proyecto, y aqui está.

 

Paula Vigil

Dijo Pablo Picasso: “Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos.” Yo me empeñé en serlo, siempre ha sido mi pasión. Un camino difícil sin duda.

Desde que tengo memoria siempre he tenido un lápiz, una pintura o un pincel en la mano y aunque pasé por muchas fases (como todo el mundo intentando encontrar su camino), el arte siempre estuvo ahí. 

De pequeña siempre quise ser como Van Gogh o aquellos artistas famosos que admiraba. Creí haber nacido en una época equivocada. Mirando al pasado y viendo el futuro, siempre dudaba de hacia donde se dirigía el mundo del arte y en donde me dejaba eso con mis lápices y pinceles. ¡Quién me iba a decir que mi primer libro ilustrado iba a ser en formato digital!  

Mika y Lolo me dieron la confianza que necesitaba para trabajar con ellos y a medida que los iba creando, empezamos a conocernos y me contaban lo que necesitaban. Cada vez era más fácil dibujarlos, simplemente salían solos de mi tableta como si siempre hubiesen estado ahí. 

Ha sido increíble poder realizar este proyecto. Me ha inspirado para seguir adelante y saber que realmente esto es lo que quiero hacer.